26 diciembre 2012

The Snowmen (2012): el órdago del Doctor



Poco a poco, el Doctor se está enfrentando a su peor enemigo: a sí mismo. A la inoperancia de sus aspiraciones. Al fin del fingimiento. A lo que había tras la puerta número 11 del hotel en El complejo de Dios (2011). Porque "el Doctor" no es nuestro protagonista… sino quien él ha eligido ser.

El Amo: Doctor.
Décimo Doctor: Amo.
El Amo: Me encanta que uses mi nombre.
Décimo Doctor: Tú lo elegiste. Un filón para los psiquiatras.
El Amo: Como tú elegiste el tuyo. El hombre que hace a la gente mejor. ¿Se puede ser más moralista?
(El Sonido de los Tambores)

Undécimo Doctor: Mira, hay tres opciones. Una: dejo a la Ballena Estelar seguir en una agonía insoportable, durante varios cientos de años más. Dos: mato a todo el mundo en esta nave. Tres: asesino a una criatura hermosa e inocente de la forma más indolora de la que sea capaz. Y luego yo… yo me busco un nuevo nombre, porque no podré volver a ser El Doctor nunca más.
(La Bestia de Abajo)


"He dejado de hacer eso", dice en la precuela del especial de Navidad de 2012[1], refiriéndose a… ¿intervenir? ¿Ayudar a los humanos?

Undécimo Doctor: Tras mil años salvando al universo, Strax, ¿sabes lo que he aprendido? Que al universo no le importa.
(The Snowmen)

Involucrarse. El Doctor se siente dañado, dañado por la pérdida, en última instancia de los Pond[2], pero en conjunto de todos los que le han acompañado. Algo de lo que era consciente pero que había ido capeando emocionalmente y que finalmente se ha cobrado su precio.

Primer Doctor: Ahora todos se han ido. Todos. Ninguno de ellos lo entendió; ni siquiera mi pequeña Susan, ni Vicki. Sí. Ni Barbara ni Chatterton… ¡Chesterton! Todos tenían demasiadas ganas de volver a su propio tiempo. Y ahora Steven; quizás debería volver a casa, volver a mi propio planeta. Pero no puedo, no puedo...
(The Massacre of St. Bartholomew’s Eve,
Parte 4 “Bell of Doom”)

Décimo Doctor: Soy lo suficientemente viejo para saber que vivir más no es siempre lo mejor. Al final, te cansas. Te cansas de luchar. Te cansas de perder a todo el que te importa. Te cansas de ver como todo se convierte en polvo. Si vives lo suficiente, Lazarus, lo único seguro es que acabarás solo.
(El Experimento Lazarus)

Jackson Lake: Según todos esos datos e imágenes que vi de la vida del Doctor, nunca estuviste solo. Todos aquellos compañeros tan brillantes… ¿Y ahora ya no?
Décimo Doctor: No.
Jackson Lake: ¿Puedo preguntar por qué?
Décimo Doctor: Se van. Porque deben hacerlo. O encuentran a otra persona. Y algunos de ellos… me olvidan. Supongo que, al final… me rompen el corazón.
(El Siguiente Doctor)

Está tratando de tomar las maneras de un auténtico y digno Señor del Tiempo. Distante, ajeno, neutral. Curioso, quizás, pero sin involucrarse emocionalmente. En su aislamiento, se expresa no por sí mismo sino a través de aquellos de sus amigos más que capaces de valerse por si mismos.

Madame Vastra: El Doctor no ayuda a la gente. A nadie, nunca. Está por encima de este mundo y no interviene en los asuntos de sus habitantes. No es ni vuestro salvador ni vuestro protector. ¿Entiendes lo que te estoy diciendo?
Clara Oswin: Palabras.
Madame astra: Hubo un tiempo en que era diferente, hace mucho. Bueno, sí. Un héroe, incluso. Un salvador de mundos. Pero sufrío pérdidas que le hirieron. Ahora prefiere el aislamiento a la posibilidad de que vuelva el dolor.
(The Snowmen)

Vastra define en gran medida las reticencias del Doctor a volver a abrir su corazón, a volver a hacerse el héroe. Pero hay algo más: no sólo se trata de miedo. También hay ira: ira por el sufrimiento de los débiles, de los que le acompañan. Y en ausencia de un Dios, la ira de este buen hombre que va a la guerra y hace huir a los demonios se dirige contra el propio cosmos. Contra ese universo que tan fríamente recibe ser salvado una y otra vez.
Y cuando finalmente acepta el reto, lo hace como si de Solomon[3], Dorium[4] o Glitz[5] se tratase: aceptando las condiciones del cruel universo, jugando a su mismo juego, poniendo un precio kármico a su intervención.

Madame Vastra: ¿Entonces, Doctor, vuelves a salvar al mundo? ¿Puedo preguntar por qué? ¿Estás haciendo un trato con el universo? ¿Lo salvarás si deja que ella viva?
Undécimo Doctor: ¡Sí! ¿Y no te parece que, después de tanto tiempo y con todo lo que he hecho, no me lo debe?
 (The Snowmen)

El Doctor pierde la apuesta (la muerte y la pérdida son motores necesarios del universo whoviano[6]), pero fascinado por el misterio de la mujer imposible, esa Oswin Oswald que ha muerto al menos dos veces (en Asylum of the Daleks y en The Snowmwen), se impone el reto de volver a buscarla. ¿Busca cobrarse su premio o parte espoleado por la mera curiosidad? ¿Y si sus esperanzas en una mínima justicia cósmica acaban por los suelos? ¿Y si el universo le decepciona?
 Para nosotros un Doctor así sería el villano, pero ¿y desde su punto de vista? Dudo mucho que el Doctor acabara convirtiéndose en un “villano” al estilo de Davros o que el Valeyard original, tal y como lo vimos en el juicio de 1986. Pero sí podría llegar a ser alguien del estilo de Rassilon. Alguien que se considera por encima de las normas, alguien capaz de cualquier cosa, de aparcar moral y responsabilidad para conseguir sus fines, para imponer lo que falta en el universo. Un verdadero y desatado loco con una caja.

Décimo Doctor: Durante mucho tiempo creí que sólo era un superviviente. Pero no es así: soy el ganador. Eso es lo que soy: el Señor del Tiempo Victorioso.
Capitana Adelaide Brooke: Y no hay nadie que pueda detenerte.
Décimo Doctor: No.
(Las Aguas de Marte)

Undécimo Doctor: Regresan una y otra vez, ¿no te das cuenta? Siempre negocio, intento ser comprensivo. Bueno, pues hoy no. No, hoy honraré a las víctimas primero. Las suyas, las del Amo, las de los Daleks. ¡A toda la gente que murió por culpa de mi misericordia!
(A Town Called Mercy)


[1] The Great Detective (2012), precuela de The Snowmen (2012).
[2] The Angels Take Manhattan (2012).
[3] Dinosaurs on a Spaceship (2012).
[4] Dorium Maldovar, La Pandórica se Abre (2010), Un Buen Hombre va a la Guerra (2011), La Boda de River Song (2011).
[5] Sabalom Glitz, The Mysterious Planet (1986), The Ultimate Foe (1986), Dragonfire (1987).
[6] Cf. Marcos Muñoz y Mari Nieves Gálvez, La Bendición de la Muerte Fatal (Barcelona: 2011, Editorial Mil Monos, col. Simius Sapiens).

03 diciembre 2012

Publicidad Electoral 2012 (V): VD

Las elecciones catalanas terminaron hace una semana, aunque sólo ahora comienza a perfilarse cual será el nuevo gobierno de la Generalitat, y en cualquier caso permanece en una confusa nebulosa el futuro del país durante los próximos ¿4? años. Pero nos quedó un partido por comentar de los que enviaron publicidad electoral a mi buzón. No es Ciutadans ni UPyD, dos ausencias que me extrañaron, sino el más desconocido Vía Democrática.

Eligieron un formato bastante estándar para su comunicación: sobre de plástico, lista con sus 85+10 aspirantes (eso es tener fe), sobre y publicidad en horizontal, a doble cara. En la primera, la que veías al coger la carta, se ve el rostro y el nombre de su candidato principal: Pablo Barranco. Es un diseño bastante abigarrado, que casi recuerda a algunos anuncios de teletienda. A la izquierda, cara en blanco y negro de un hombre preocupado, con su familia detrás (el peque, en brazos de la madre, lleva un gorrito de invierno), por encima letras en castellano y catalán de problemas ("recortes, paro, deshaucios, corrupción..."). A su derecha un lema en catalán, grande, rojo, que ocupa la parte central del anuncio: "PROU!", y por debajo, en amarillo, otro lema "STOP QUIEBRA SOCIAL". Aún hay espacio para un "Vota" que conduce tanto al nombre del candidato como al de su partido, a la derecha, sobre los cuales aparece la citada foto. Y por si hay dudas, aún lo recuerda en el margen izquierdo extremo: "Candidat a la Presidència de la Generalitat de Catalunya".

El logo que han elegido es una flecha dentr de un cuadrado, ambos de bordes redondeados, que apunta hacia la esquina superior derecha. La mitad es azul y la otra mitad blanca. Así mismo, las letras del nombre del partido están en blanco sobre fondo azul. Todo ello, si no fuera por la destacada palabra "PROU!" en rojo, nos haría pensar inmediatamente en los colores identificativos del PP, y de manera subconsciente, ubicar a este gran desconocido en el sector de centro derecha del espectro político. Miramos detrás de la hoja.

Fondo blanco. Arriba, a izquierda y derecha, repite los lemas anteriores. En rojo, en el centro superior, destaca los problemas que denuncia, ampliando a una frase los 4 que mencionaba esquemáticamente en la parte delantera. Luego siguen dos columnas, en catalán y castellano, con las 4 propuestas principales del partido y un abuso del subrayado fosforito: se resumen en recortes a políticos y cargos, cierre del Senado, las Diputaciones, los Consejos Comarcales y las televisiones públicas para ahorrar 52.000 millones de euros. Bonificar el 50% en impuestos a los autónomos y las PIMES. Moratoria de 2 años sin intereses para el pago de los deshaucios, y habilitación de 100.000 viviendas vacías para familias en grave exclusión social. Y responsabilidades enales para los políticos corruptos y los "despilfarradores" bancarios.

La mitad del programa es inasumible desde un gobierno autonómico, y la otra mitad plantea un cambio muy importante en el funcionamiento de la Comunidad que lleva por bandera, al parecer, la gran mayoría de las reivindicaciones sociales. Así pues, parece que pese a la primera impresión cabe ubicar al partido en el centro o centro izquierda.

Por último, en la parte inferior indic que se encuentran en 5 redes sociales, dan una página web y un email de contacto y afirman que se autofinancian por completo, donando el 100% de sus ingresos a fines sociales y rechazando las subvenciones.

Lo más curioso es que un partido tan minoritario (obtuvo 5936 votos, un 0.16% del total) haya llegado a los buzones de la circunscripción de Barcelona, mientras otros con similares o incluso mucho mejores resultados, no.

¿Se ha acabado el tiempo en que la publicidad electoral tenía que llegar al buzón? ¿Es sólo un recordatorio residual de la existencia de los partidos para la población, como cuando Coca-Cola hace publicidad sencillamente para recordar que está ahí, no para vender nada nuevo? ¿Para que sirve, de hecho, si no se envían programas electorales, y ni siquiera propuestas concretas en muchos casos?

En nuestra próxima entrada, una denuncia para cerrar la serie, ligada no a la publicidad llegada a mi buzón, pero sí a la publicidad que me encontré, precisamente, la jornada electoral.

CONTINUARÁ (y acabará)

22 noviembre 2012

Publicidad Electoral 2012 (IV): CiU, PSC y CUP

Ya decía ayer que parece mucha casualidad la forma en la que se juntan en el buzón, en mismo día, determinadas propagandas electorales. En esta ocasión llegaron a la vez los dos partidos que han ganado las elecciones catalanas hasta el momento, el "vigente campeón" CiU (Convergència i Unió) y su "antecesor en el cargo", el PSC (Partit dels Socialistes de Catalunya). Con un tercero por sorpresa que, la verdad, no esperábamos en la contienda publicitaria: las CUP (Candidatures d'Unitat Popular). Vamos a analizarlas.

De entrada, el de CiU és el sobre más pesado de los que hemos abierto hasta ahora. Ventanita de plástico (MAL), indicativos de sostenibilidad ecológica del envío (BIEN), la web del candidato detrás con su naranja corporativo, el lema y baderas delante... pero no la marca. No pone CIU por ninguna parte. Se reconoce, no obstante, pero, citando a Les Luthiers, ¿por qué se escuenden?

Lo abrimos: dentro hay sobre y papeleta electoral, una carta y un tríptico que, como el del PP, se abre en horizontal.

La carta: técnicamente me la dirige el propio Artur Mas. Un tipo de personalización que no habían utilizado los candidatos hasta ahora. Comienza hablando de hacer historia y convertir Cataluña en un nuevo país. Un nuevo camino, derecho a decidir y el compromiso a que los catalanes puedan votar su independencia o no en una consulta en los próximos 4 años. Ninguna señal de cómo piensa conseguir algo que, ahora mismo, es ilegal. Ni, por supuesto, acerca de ninguna otra parte de su programa de gobierno. Incluso los independentistas del SI planteaban en su publicidad propuestas de lo que querrían hacer si ganan, independencia aparte.

El tríptico, que se abre con la conocida imagen mesiánica (o quizás habría que decir "mosáica") de Artur Mas "abriendo" el mar de senyeres, no da ninguna pista más sobre su programa de gobierno, pero sí que abunda, en cambio, en como planea conseguir el derecho a la independencia: "con la mayoría del pueblo de Cataluña", iniciando un proceso de diálogo largo, pacífico y en positivo. Abstracto, añado yo. A eso añade 6 razones por las que son necesarias "herramientas de estado en el marco de Europa" y 8 motivos por los que "el estado español nos ha cerrado las puertas". Vuelvo a decir: ELECCIONES. Esto son ELECCIONES. Al Parlament, a la presidencia de la Generalitat. ¿HOLA? ¿HAY ALGUIEN?

Seguimos. "FEDERALISME. L'alternativa sensata" nos dice el candidato del PSC desde el frente de su sobre. Pere Navarro, nos recuerda en la parte de atrás. Dentro hay papeleta y sobre electoral, y un díptico. Dos portadas y dos contenidos, en castellano y catalán (los únicos, con el PPC que han elegido esa opción).

Los lemas son bien visibles, como la cara del candidato, de frente y sobre fondo blanco, pero los textos son pequeños. Lo es el de la portada, donde se dirige al receptor pidiendo ayuda para "construir una Cataluña" más de izquierdas "dónde todos podamos sentirnos cómodos"; y lo son los textos interiores (casi abigarrados), donde tiene espacio para decir que el gobierno de Mas ha malgastado dos años, compararlo con otros gobiernos en el mismo período, considerar que el 25-N se decide el futuro de todos (en clave electoral, no plebiscitaria; es decir, planteando un cambio de gobierno), explicar la base de su federalismo, una poco creíble (por antecedentes del PSOE, no del PSC) política de justicia social, y un mini-programa de 10 puntos que, "si estáis interesados", invita a ampliar con el programa completo en internet. Finaliza con la web del candidato y su twitter.

Para acabar, el sobre de las CUP: muy amarillo y muy alargado, con el logo, el lema y la web del partido en el frontal del sobre, 7 candidatos de toda Cataluña y 7 intenciones en la parte de atrás y una advertencia (en catalán, traduzco):

"Este folletín que tienes en las manos ha costado 0,0636€. Hemos enviado uno por casa, y te pedimos que lo compartas con el resto de electores que conviven contigo. Para minimizar residuos, lo hemos enviado sin sobre y contiene una papeleta de voto. Puedes utilizar el sobre de votación de cualquier otra candidatura y poner dentro la papeleta de la CUP-Alternativa d'Esquerres".

¿Sin sobre? En efecto: al abrir el largo sobre amarillo descubrimos que, como en el caso del SI, su interior es la publicidad electoral. Web, Facebook, twitter y YouTube, bastantes fotos con textos de apoyo muy pequeños, estética joven con los candidatos hablando mediante bocadillos de cómic. Por la independencia y una democracia de base, contra la deuda de los bancos, apuesta por una red pública de servicios (pagados, ¿cómo?), reparto de trabajo, protección del entorno, nacionalización de los peajes y una nueva red ferroviaria (pagada, ¿cómo?). Explica además quienes forman la Candidatura, marcan 6 grandes líneas de actuación (entre ellas que Cataluña no es sólo el territorio de la Comunidad Autónoma sino todos los Països Catalans) y limitaciones al poder de sus parlamentarios.

Ah, y cosa única, dando su cuenta corriente para donativos, ya que, dicen, no quieren pedir créditos a ningún banco.

CONTINUARÁ... (¿quién falta?)

21 noviembre 2012

Publicidad electoral 2012 (III): SI y PP

Nuevo día, nueva publicidad electoral. Las elecciones autonómicas catalanas son el domingo y a quien no vaya acercándose al buzón más le vale tener otras vías de acceso a su público. O al que no lo es, para convencerlo de que lo sea.

El karma sigue funcionando, y comienzo a sospechar que las parejas publicitarias que se forman no son en absoluto fortuítas. PxC llegó junto a Iniciativa; ahora Solidaritat Catalana (SI) se encuentra junto al Partit Popular Català (PP). Reccionarios y progresistas, izquierdas y derechas, catalanistas y españolistas. Pero si no es casualidad, es realmente curioso imaginar a Lopez Tena quedando con Sánchez Camacho para salir a enviar la publi juntos.

Comenzamos a analizar la publi de SI. Para empezar, sin sobre. O mejor dicho, el sobre es el propio panfleto. Enla parte trasera afirma que "este envío está hecho con criterios de austeridad y sostenibilidad". Pues se agradece.

En segundo lugar una opción valiente: todo el frontal presenta la foto de una marea de banderas catalanas (con y sin la estrella). Digo opción valiente porque, a diferencia de otros partidos, no econde sus intenciones en absoluto: al que sintonice con lo que proponen ya sabe lo que encontrará; el que no, ni siquiera les dará la oportunidad de abrir el envío.

Y en tercer lugar  han incluído un detalle de personalización. En un bocadillo comiquero en el frontal se dirigen a ti por tu nombre. En general, el planteamiento del envío se nota distinto al común de la propaganda electoral.

En la parte trasera cuatro candidatos identificados con su nombre y número dentro de la lista por tu provincia sostienen un lema. También puede leerse la página web de la campaña.

Interior: la lista electoral bien plegada y adherida sin utilizar cola, y un discurso de 6 propuestas con titular y desarrollos de entre 4 y 8 líneas: algunas cosas dicen como pretenden llevarlas a cabo, otras quedan más en el aire. También hay dos fotos, un pequeño infograma sobre las bondades económicas de la independencia y dan su canal de YouTube. Lo dicho: a nivel político uno entra o no en el juego que proponen, pero lo juegan bien, saben hacer buena publicidad y una comunicación política útil.

Vamos con el PP: en las últimas elecciones, los Populares de Cataluña (la denominación interior de PP Català es cuanto menos curiosa cuando no un ejemplo de ir al lenguaje de la calle) empezaron a publicitar en el sobre quienes eran. Aquí dan un pequeño paso atrás: no dicen quienes son, pero resulta evidente por el lema que ocupa toda la carátula del sobre: "Catalunya sense Espanya?", se pregunta, en el color azul y tipo de letra típico del partido. La dirección, de forma extraña, aparece en el reverso del sobre.

Dentro encontramos la lista electoral del partido (¡y el sobre!, que otras formaciones como el SI obviaban) y la publicidad electoral en sí. Los populares han elegido un formato carta doblado y subdividido como si fuera un tríptico, con el mismo contenido en ambas caras, en catalán y en castellano. Gran lema en el tercio superior, otro lema y foto de la candidata en el tercio del medio y 4 puntos a gran tamaño en el tercio de abajo que básicamente reiteran su no a la independencia pero no proponen nada más. Lo más parecido a una propuesta es la frase "Los problemas se arreglan con diálogo y no a través de la confrontación". Invita a votarles (pero, ¿por qué? ¿No es ese el objetivo de la publicidad electoral? Definirse a partir de lo que no eres es muy, muy, muy poco. No necesitas un folio para eso) e incluye la dirección del blog de la candidata. Escaso.

(CONTINUARÁ... ya falta poco)

19 noviembre 2012

Publicidad electoral 2012 (II): PxC e ICV (ahora sí)

Continuamos con el análisis de la publicidad electoral recibida. Nos llega la de PxC (Plataforma Per Catalunya), familiarmente conocidos como "los nazis", en forma de revistilla de 4 páginas con varios artículos, envasada en plástico. Entre sucesiones de inputs tan aviesamente organizados como "22% de paro - 1.200.000 inmigrantes - 73.696 desahucios/año - Región europea con más mezquitas" que no dejan duda alguna del pie que cojean (como la foto con Marine LePen), incluyen otros mensajes dirigidos no sólo a su votante facha, como la imagen de su candidato barriendo a todos los otros líderes políticos y sus partidos a los que tilda de corruptos y parásitos. Todo subrayado con un expeditivo "Tú lo piensas.Yo lo diré en el Parlamento". Es decir: que ya sé que tu no eres racista, pillín, pero...

No, si el problema no es que no hableís claro. Lo insólito es que aún no estéis ilegalizados, chicos, habida cuenta que la Ley de Partidos especifica impedir, que un partido político pueda, de forma reiterada, "atentar contra [el] régimen democrático de libertades, justificar el racismo y la xenofobia o apoyar políticamente la violencia y las actividades de las bandas terroristas".

En segundo lugar (e imagino que para compensar kármicamente el buzón) llega la auténtica publicidad electoral de ICV-EUiA (les falta sólo la O). Sobre de papel, díptico horizontal como está de moda, Joan Herrera con pinta entre traviesa y soñadora en portada, y dentro, ¡oh sorpresa!, 15 propuestas concretas de acción de gobierno, siendo sólo la última de ellas la apuesta por la independencia. Esta vez, además, sí indica en la parte de atrás el origen semi-ecológico del papel.

A menos que cambien mucho las cosas, los pobres no se van a comer nada, como casi siempre, pero sabe mal que los que hacen propuestas determinadas y se mueren, además, de ganas de poder llevarlas adelante, no tengan la oportunidad.

Ya, los de PxC también son muy concretos. Pero Herrera gusta de implantar energías renovables y Anglada usaría a los inmigrantes como una...

(CONTINUARÁ... claro)

13 noviembre 2012

Publicidad Electoral 2012 (I): ICV y ERC

Como suelo hacer cuando llegan elecciones (y ahora tenemos a punto las Autonómicas-o-no catalanas), comienzo a lanzar mis breves y poco profundos comentarios sobre la publicidad que envían los partidos y el packaging que utilizan.

Los primeros fueron ICV-EUiA (Iniciativa per Catalunya Verds - Esquerra Unida i Alternativa), la marca local de IU. No es una publicidad al uso, sino una mini-revista de cuatro páginas sobre su actividad en el Ayuntamiento de Canovelles que llega un par de veces al año, con una entrevista con la concejala Nayat Chourak Chaachae y diversos breves con la acción de gobierno y la que no ha prosperado. No es propiamente parte de la campaña electoral, ni tiene las Autonómicas en el punto de mira, pero su llegada hace unos días poco menos que dio el disparo de salida. Se le agradece las explicaciones, y que se aleje del simple slogan, concretando y relacionando sus políticas con el día a día inmediato. Si acaso, sólo echarles en cara que, siendo una formación ecologista, no hay mención por ninguna parte de si el papel y las tintas que han utilizado han sido recicladas (no lo parece, pero nunca se sabe...).

Ayer llegó ya la primera publicidad plenemente electoral. Sobre blanco sin marcas de partido... nos aventuramos a adivinar ¿PPC? En las últimas elecciones pusieron por primera vez el logo del partido en el exterior, pero normalmente nunca lo habían hecho. ¿Una regresión? Abrimos el sobre y... ¡sorpresa! ¡Esquerra Republicana de Catalunya! Hasta ahora solían enviar su publi dentro de un sobre de plástico transparente, tipo tarjeta, muy escueta. Han cambiado el envoltorio pero no el contenido: foto bucólica de Oriol Junqueras por un lado, repeticiones varias de que las próximas elecciones "se vota independencia" y lo necesaria que es. Nada más. Personalmente encuentro muy triste que un partido sólo se incline a favor o en contra de la independencia, que no es lo que se va a votar, aunque si una parte de lo que se va a votar, y no dé ni una sóla pista de las políticas que piensa llevar a cabo si llega al Palau de la Generalitat o si quiera si consigue una cantidad representativa de parlamentarios.

CONTINUARÁ (y lo que queda...)

09 septiembre 2012

Salomón y la reina de... ¿Egipto?

Hace unos días hablábamos del arranque de la nueva temporada de Doctor Who, "Asylum of the Daleks", un episodio que gustó a algunos, decepcionó a otros, pero que no se puede negar tenía la ambiciosa intención de establecer fuertes lazos entre la serie clásica y la moderna.

Aunque podríamos ver ecos de seriales como "The Ark" (1966) o "Four to Doomsday" (1982), el segundo episodio de la T7 es muy diferente, mucho más autocontenido, aunque sigue teniendo puntos de contacto con los segundos episodios de la T5 y la T6. Como en "The Beast Below" (2010), otra historia de "arcas", son los compañeros humanos los que consiguen guiar la nave hacia la seguridad, salvando a su tripulación cuando parecía condenada a la muerte. Como en "The Curse of the Black Spot" (2011), Rory vuelve a tener ocasión de poner en práctica sus habilidades de enfermero, hay una figura histórica fuertemente involucrada en el argumento y volvemos a tener una relación padre-hijo (por una vez, nada conflictiva).

Hay poco más que añadir sin revelar spoilers innecesarios: que el CGI de la historia está especialmente logrado, posiblemente el mejor que se ha creado para la serie hasta la fecha. Que nos muestra un nuevo aspecto de las fuerzas que defienden la Tierra. Que es coherente con lo que Amy y Rory han vivido hasta ahora: no son unos principiantes, y de cara a compañeros recién llegados operan casi con la efectividad del mismo Doctor (incluso copiándole algunos tics). Que quizás topa con un escollo a la hora de desarrollar de manera interesante al personaje de Salomón (aunque su relación con el Doctor es de libro). Y que establece pequeños puentes hacia el pasado reciente (o remoto) de la serie, tanto en la forma de la reaparición de una especie alienígena que ya conocemos -y que volveremos a ver no dentro de mucho, cuando el Doctor lleve un nuevo sombrero- como recordándonos en la petición final del padre de Rory la escena de apertura de "The Beast Below", por ejemplo; o el estatus actual de la fama de nuestro Señor del Tiempo favorito.

No es un capítulo perfecto, pero sí 45 minutos de televisión que valen la pena.

05 septiembre 2012

"Asylum of the Daleks" es... [minor potential spoilers]

The Daleks (1963) + The Evil of the Daleks (1967) + Tomb of the Cybermen (1967) + Death to the Daleks (1974) + Shada (1980/2002/2003/2012) + Dalek (2005) + The Doctor Dances (2005) + Forest of the Dead (2008) + Victory of the Daleks (2010)


Aunque la precuela del episodio me sigue funcionando más que el propio capítulo, como apertura de temporada (muy atractivo), en cambio sí que me parece un muy aceptable episodio de homenaje a los 50 años del programa. Aunque no hay duda que enlaza con la temporada anterior y lanza un cable hacia el futuro de ésta misma y el futuro, en general, del status quo de la propia serie.

29 agosto 2012

La sincronía del planeta Barcelona (y II)

El 27 de Abril no hubo Doctor Who, pero sí el 28 y el 29. Esa sería la dinámica habitual para la serie: 3 capítulos por semana, los martes, jueves y viernes. A "Robot" le siguieron "L'experiment Sontaran", "Una arca a l'espai", aunque originalmente el orden de estos dos seriales era el contrario (una pena el desorden, porque en "Sontaran" se hace referencia a los hechos de "arca). Luego "La venjança dels homes cibernètics" y "La gènesi dels Daleks" (los días 2 y 3 de Junio no se emitió la serie, a causa de la copa del rey de balonmano), dos seriales que también se emitieron alterando el orden original (Daleks/Cybermen). Le siguió "El terror dels Zygons", por una vez el serial que tocaba, pero volvieron a trastocar el orden de "Les piràmides de Mart" (curiosamente no hay constancia de que se emitiese el capítulo 1 de este 4-parter) y "El planeta diabòlic" (desde su tercera parte, el 12 de julio, la serie pasa a emitirse de martes a viernes), siendo el orden original Planeta/Pirámides. Ya no hay más desorden desde aquí: siguieron "La invasió dels androides", "El cervell de Morbius", "Les llavors de la destrucció" (a partir de su tercera parte, el 1 de agosto, la serie pasa a emitirse de lunes a viernes) y "La màscara de Mandràgora", con la que finaliza la emisión de la serie el 10 de agosto de 1988, a falta de un último serial para completar la trayectoria de Sarah Jane Smith, "The Hand of Fear".

La razón para este desorden es sencilla de entender: los códigos de producción de cada serial no se correspondían con el orden correcto de emisión, porque no se grababan cronológicamente, y la BBC tenía tendencia a despreocuparse un poco de explicar cual era éste. Así, aunque el orden de emisión de los seriales era 4A/4C/4B/4E/4D/4F/4H/4G/4J/4K/4L/4M, en TV3 acabaron emitiéndose por orden alfabético: 4A/4B/4C/4D/4E/4F/4G/4H/4J/4K/4L/4M.

El 15 de febrero de 1989 a las 18:00 comienza a reponerse la tanda de episodios, emitiéndola los lunes, miércoles y viernes en una franja un tanto más infantil que juvenil (antes y después se emiten espacios como El Oso Yogui, Història de Catalunya o El Gran Pescador. A cambio, se emiten 2 episodios cada día. Esta vez todo parece indicar que sí se emite el episodio 1 de "The Pyramids of Mars". El 23 de marzo, durante la reposición de "El Planeta dels Androides", el programa se emite ocasionalmente un jueves, y comienza a estar precedido por El Show de Gary Coleman, y a ser el programa previo a la reposición de Doctor Slump. El 12 de abril de 1989, con el final de "La màscara de Mandràgora", la serie de despide de la parrilla catalana.

En Junio de 1996, en un artículo titulado "La sordidez ya no vende tanto" sobre el cambio en el tipo de telefilmes que se estaban estrenando, Nicolás Kasansew se hacía eco en La Vanguardia de la TV Movie del Octavo Doctor. En España no se emitiría, y hasta la llegada de la nueva serie arrancada con sudor y lágrimas en 2005 por el ejemplar equipo reunido por Russell T Davies, no sabríamos más de la serie. Ni de Leela, las dos Romana, Adric, Nyssa, Tegan, Turlough, Peri, Mel, Ace ni sus Doctores respectivos.

Y ahora llega la fantástica sincronía del planeta Barcelona: si TV3 hubiera seguido emitiendo la serie, a razón de 1 temporada por año y respetando la pausa de 15 meses que dejó a 1985 sin Doctor, hubiera emitido "Survival", el último serial clásico, en 2003. Hubiéramos conocido al octavo Doctor en su telefilm al año siguiente, en 2004... justo a tiempo para continuar en tiempo real con Davies, Eccleston y Piper.

Wibbly-wobbly timey wimey!

27 agosto 2012

La sincronía del planeta Barcelona (I)

Por lo general, la comunidad whovian recuerda el año 1989 con tristeza: tras 26 temporadas, la longeva serie Doctor Who saltaba de la parrilla británica. Y a diferencia de lo que había ocurrido en 1985, donde tampoco hubo ningún episodio de la serie, y pese a que la BBC insistiera en que era un descanso temporal, esta vez todo parecía indicar que el hiato era permanente. John Nathan Turner, el productor en la época, lo sabía, y dado que las historias se habían grabado, y pidió a Andrew Cartmel que escribiese un monólogo de cierre para la temporada y la serie que concluyera la saga, a la vez que lanzaba al Séptimo Doctor y su compañera Ace hacia nuevas aventuras. Otros medios tomaron el relevo: novelas, cómics, audiolibros... pero para la gran mayoría, el 6 de Diciembre de 1989 Doctor Who había terminado.

Para la gran mayoría pero no para todos. Porque en una pequeña aldea del sur de Europa, una región llamada Cataluña, antaño un estado medieval, hoy en día una comunidad autónoma española, la serie también decía adios pero en la boca nos quedaba el sabor de un prometedor saludo. Más aún: para los catalanes, 1988 no había sido el penúltimo año de Doctor Who: había sido el primero. Así lo anunciaba Josep Maria Baget Herms en La Vanguardia del 26 de abril de 1988:

TV3 estrena esta tarde (19.15 horas) la serie de ciencia ficción juvenil “Doctor Who”, producida por la BBC. Se trata de una producción con veinticinco años de vida —se estrenó en el año 1963— y de la que la televisión autonómica ha contratado los episodios rodados a partir de 1974 cuando se puso en marcha su cuarta tanda de capítulos. La serie narra las aventuras espaciales de un personaje llegado de una lejana galaxia que tiene como misión instaurar la paz y el orden en las relaciones de los distintos planetas.
Who pertenece a la especie de los “Senyors del temps” (Time Lords) que están dotados de dos corazones, sistemas especiales de respiración y nada menos que trece vidas. Cada una de esas regeneraciones implica un cambio en el físico y en la mentalidad del personaje. Esto explica que en cada etapa de la serie se haya buscado un actor distinto que haga de protagonista. Después de William Hartnell, el primer “Who” de la historia (1963—66), llegarían Patrick Troughton (1966-70) y Jan Pertwee (1970-74) [sic] .El cuarto, y el primero que veremos en TV3, es Tom Baker, un tipo excéntrico que se inspira en Harpo Marx con su indumentaria estrafalaria, su larguísima bufanda y unas actitudes poco convencionales que despistan a sus mortales enemigos, los Daleks. Estos monstruos dotados de grandes poderes pretenden dominar el universo, ya que se creen superiores a todos los seres vivientes. Who cuenta con el apoyo de guapas ayudantes, de un brigadier llamado Leighbridge Stewart y de un fantástico ordenador con aspecto de perro mecánico.
“Doctor Who” es una de las series de ciencia ficción que han alcanzado un mayor éxito internacional y su popularidad en los Estados Unidos, donde hay centenares de clubes de “fans”, es extraordinaria. Unos sesenta países han emitido ya esta serie, y su audiencia se calcula en unos 110 millones de espectadores en todo el mundo. Al cabo de veinticinco años el Señor del Tiempo, a bordo de su nave TARDIS (que tiene forma de cabina telefónica inglesa), aterriza entre nosotros.
Posteriormente la serie alcanzó otras cadenas autonómicas españolas como Telemadrid, la ETB vasca o la Televisión de Galicia. El primer capítulo de "Robot", el serial de apertura de la etapa de Tom Baker, despegó en TV3 a las 19:15, en pleno prime time juvenil, entre el programa musical Oh, Bongònia!, presentado por Miquel Calçada "Mikimoto", y el concurso familiar diario Filiprim, conducido por el gran Josep Maria Bachs. Competía contra el espacio de divulgación La Nave Tierra en TVE-1 y el programa infantil Picapuça y la serie francesa de animación Clementina en TVE-2. Eso era todo en aquellos tiempos.

Pero en realidad había habido algo más entre el final de Oh, Bongònia! y el arranque de "Robot". Durante los días anteriores, aproximadamente en aquella franja, TV3 había ido emitiendo un spot en el que se avisaba del inicio de una nueva serie, Doctor Who. De repente, el 26 de Abril, aquel spot se hizo más largo. Mucho más largo. De hecho, se convirtió en un mini-documental de varios minutos de duración donde se explicaban las bases de la serie, los 3 Doctores que había habido hasta el momento (Hartnell, Troughton y Pertwee) e incluso la existencia de un Doctor paralelo, el de Peter Cushing, que no estaba en continuidad [1]. Todo ello abundantemente ilustrado con imágenes de las series y películas que componían la rica historia de 11 años anterior a los capítulos que íbamos a ver. Si la sintonía con la que se había anunciado la serie hasta entonces ya me parecía hipnótica (yo adoraba el programa Planeta Imaginario y el "Arabesque" de Debussy que lo presentaba me sugería un precedente de la música de Ron Grainer y Delia Derbishire), aquellos minutos previos, imprevistos y absorbidos cual esponja, me atraparon del todo. Desde entonces fui un fiel seguidor de Doctor Who el tiempo que estuvo en antena. Que no fue tanto, pero si fue intenso.

____________________
[1] Por cierto: ¡Doctor Who y los Daleks se estrenó en los cines de nuestro país! El 19 de septiembre de 1967, por ejemplo, se proyectaba en el Cine Niza en sesión doble junto a Gentleman Jim (La Vanguardia) y en abril de 1971 seguía siendo parte de la programación de dos Salas de Reestreno como los cines Jaime I y Padró.

21 agosto 2012

Viejo amigo (y IV)

 CAPÍTULO I | CAPÍTULO II | CAPÍTULO III | CAPÍTULO IV 

   Kory se cubrió la cabeza con los brazos, arrodillada entre los escombros. Ya no sabía qué creer, ya no sabía a quién creer. En las cercanías, las explosiones se sucedían. Por supuesto, la batalla entre Cyberhumanos y Sontaran tenía mucho que ver con aquello: Encelado no resistiría una nueva jornada de luchas, al ritmo al que aumentaba la escalada bélica. Pero la guerra se desarrollaba a un centenar de metros. Las dos facciones habían dejado que aquellos adversarios se enfrentaran por su cuenta y con sus condiciones, sin interferencias. Posiblemente pensaban matar al superviviente.

   Aunque tenía la cabeza fírmemente hundida entre las manos, seguía dándole vueltas. ¿Qué le había hecho aquel hombre, el enemigo del Doctor? Le había tocado brevemente el centro de la frente y había sentido como todo explotaba, como las palabras y las imágenes la apabullaban. ¿Control mental? ¿Hipnosis? ¿Acaso podía confiar en sus propios sentidos, en sus propios recuerdos?

   Levantó la vista con lágrimas en los ojos. Tanto el Doctor como su némesis seguían inmóviles, apuntándose mútuamente con sus destornilladores sónicos. Inmóviles y silenciosos. Pero entre la tormenta de ideas que asediaba a Kory Parsons apareció una nueva: que no sólo esperaban encontrar un hueco en la defensa del otro, sino que parte de su lid se libraba en el plano telepático.

   - Kory -dijo el Doctor sin parpadear siquiera-. Acércate. No quiero que... el Amo te haga daño.
   - Lo haces mal -dijo el otro, igualmente concentrado-. Lo que deberías decir es "el Amo no va a hacerte daño. Me quiere a mí".
   - No vas a convencerla siendo sutil -dijo el Doctor- ni tampoco con subterfugios.
   - No -admitió el Amo-. Pero puedo convencerla con tus propios subterfugios.
   El Doctor frunció el ceño: Sólo demasiado tarde se dio cuenta de lo que estaba a punto de ocurrir. Y entonces ya había perdido.

   Pero era tarde. Kory Parsons, técnica de Magpie Electronics, miró al Doctor, se levantó... y salió corriendo hacia su adversario. Lo que el Amo había dicho era lo que había estado flotando en el borde de sus recuerdos durante tanto, tanto tiempo. De repente, los retazos de aquella imagen enterrada, la de los recortes de periódico en la pared del despacho de su madre que había visitado tantas veces de joven, con los rostros de los hombres que le parecían atractivos (Kennedy, Ringo, Lancaster...), apareció desde los cuatro rincones de su maltrecha memoria, fundiéndose en el rostro que faltaba. Un hombre considerado por muchos un terrorista tan peligroso como Carlos el Chacal, un hombre de aspecto inteligente y perilla oscura, casi demoníaca, que sin ella sería igual que el Doctor, y que aunque el pie de foto llamaba con el nombre por el que fuera temido durante un corto período de tiempo durante los años 70 (el mismo nombre que dijo el Adversario hacia el que ahora corría, el nombre que la había esquivado), también era conocido por otro.
   El Doctor disparó el destornillador sónico, pero el Amo lo había activado antes y el artefacto apuntaba hacia otra parte, maltrecho.
   - Corre, Kory -dijo el Amo cuando ella llegó hasta él.
   - Victor Magister. Él es Victor Magister. Él es...
   El Amo disparó el destornillador sónico, pero el Doctor lo había activado antes y el artefacto apuntaba hacia otra parte, maltrecho...
   - ...él es...
   - Corre, Kory. Ahí detrás está la TARDIS.
   - ¡Ya no nos deja entrar!
   - Esa no. Mi TARDIS. Corre.
   El Doctor, en su Undécima vida, apretó los dientes al sentir como el arma laser del Amo le perforaba el costado. No dejó de mirar a Kory hasta que vio sus blancos cabellos desaparecer tras el montón de escombros.
   - Eres tan ruin... -dijo entonces. El Amo sonreía. Estaba enfadado pero sonreía.
   - He hecho lo mismo que tú tantas veces. Le he enseñado el universo.
   - Has intentado llenarle la mente de tecnología alienígena para la que la Tierra no está preparada. Se destruirían si eso llegara a principios del siglo XXI.
   - Sabes que no están preparados para el siglo XXI -volvían a calibrar sus posiciones, pero ahora no estaban quietos, daban vueltas alrededor de las pilas de metal calcinado que marcaban los restos de una lanzadera Sontaran abatida.
   - Eso ya es grave -continuó el Doctor-. Pero ¿por qué has tenido que sacarla de su casa tanto tiempo?
   - Era más tonta de lo que esperaba. Le costaba aprender. Creo que intentó no aprender. Y además, cada vez que tenía que borrarle la memoria porque se había acercado demaiado a la verdad perdía un tiempo precioso.
   - Treinta años. Has tenido a Kory Parsons fuera de su hogar 30 años. Le has robado su vida. Le has robado también eso. A la inteligente, inteligente Kory Parsons que una vez tras otra te descubría. Es fabulosa -dijo con orgullo.
   - Lo hubiera sido. Te la he robado.
   El Doctor tenía a tiro al Amo. Pero disparó contra la grua electromagnética que se sostenía a sus espaldas, dejando caer el electroimán. El Amo se lanzó a un lado, perdiendo el equilibrio. Cuando se levantó, el Doctor ya no estaba.
   - Quizás cometí algun error. Era un Doctor que no conocía, posiblemente posterior. Tal vez eso le dio ventaja.

   Quince segundos después, la TARDIS del Undécimo Doctor ya no estaba en Encelado. Veinte segundos después, Encelado mismo desaparecía, consumida por el generador de fusión de los Cyberhumanos.

F I N

11 julio 2012

El trono del rey de amarillo (II)


   - Ratas.
   - Un enjambre, una manada coof, no sé cómo se dice. Había cientos, cientos de cof esas cosas.
   - Dsiéntese, hombre -preguntó el duro oficial en su cargada pero inteligible versión del idioma. El aspecto deplorable de aquel tipo lo había ablandado un tanto-. ¿Cómo ha llegado udsted aquí? ¿Qué hase un inglés en Rusia?
   - Gracias. Cof -dijo, desplomándose en la silla ofrecida-. En realidad, soy de cof cof de Boston. Aunque mi abuelo era de Edimburgo y... Lo siento cof cof, estoy divagando.

   El extraño viajero se llevó una mano a la frente, tratando de ordenar las ideas y expresarlas de la manera más coherente posible. Sin dejarse los pulmones en el intento, si era posible.

   - Trabajo en Boston como cof investigador privado. Un cliente me contrató para cof cof, investigar un asunto de fraude de tierras y cooof. Perdón, como decía, me puse a investigar y bueno... atjum... las cosas se torcieron cof. Mucho. Acabaron cof capturándome unos esclavistas que me llevaron de acá para allá. Finalmente logré escapar, con ayuda de otros esclavos. Después de... Después de eso he estado cof dando tumbos cof de un lado para otro. Buscando una forma de regresar a casa. Ni siquiera sé cuánto cof tiempo llevo fuera. ¿Qué fecha es hoy?
   - Esclavistas -se alarmó Miliukov-. Estamos a 3 de marso y hase un año de la muerte de nuestro glorioso camarada Lenin. Es desir, 1925. Si es usted amerricano... -el viajero abrió mucho los ojos, enormemente sorprendido por algo. El coronel no se dió cuenta: toda su atención se había detenido en las sucias botas de aquel hombre, hechas a mano en cuero con una suela gruesa, pero sobre todo con grandes manchas, tan negras como las que salpicaban el bajo de sus pantalones-. Disculpe: ¿esa mancha... no será por un casual de petrroleo? Sí, sí lo es. Dise que viene del Norrte: allí no hay coches. ¿dónde se manchó?

   El viajero salió de su aturdimiento:
   - ¿Dónde? ¿Donde me manché? No lo sé, cof cof, en una cueva. No sé dónde. Estaba muy ocupado en aquel momento tratando de salvar la vida. Me atacó una criatur ¡cooof! Ah. Es la única palabra que se me ocurre para describirlo -las ropas que llevaba el hombre bajo el grueso abrigo de piel de zorro estaban ciertamente rasgadas, cubiertas de sangre. El tipo era además un mosaico de zarpazos, mordiscos y otras lindezas, la gran mayoría muy mal cicatrizadas. Ciertamente, no todo aquello lo habían hecho las ratas-. No se lo que era. Cof. Creí que iba a morir. Pero al final se fué. Necesito descansar, señor. Y poner un cable o llamar por teléfono a mi ciudad para que sepan que estoy vivo.
   - Podría dser un oso -admitió Miliukov-. Están empesando a despertar del sueño y algunos son muy violentos -el oficial pensó un momento y tomó una decisión-. Quierro haser un trato con usted: le enseñaré un mapa de la región. Si me dise dónde puedo encontrar esa cueva, me encarrgaré personalmente de que descanse en la cabaña de ofisiales y harré que le vea nuestro médico, da?
   - Mire ¡cof!, ya le he dicho que no sé dónde está. No estoy tratando de ocultársela.
   Pese a sus protestas, el viajero prestó un poco de atención al mapa de la región que le presentaba el coronel. Rápidamente se dió cuenta de que no aparecía ningún otro enclave en las inmediaciones. Dependía de Miliukov si quería salir con vida. Localizó el lugar donde se encontraba el campo de prisioneros trazó la ruta que había seguido durante dos días por el camino de las montañas sobre su tozudo caballo, y localizó las granjas de renos donde había conseguido la montura y el abrigo. Señaló una meseta cercana a ellas
   -No sé cuanto caminé después de encontrarme al... al oso o lo que demonios fuera. Pero más o menos por aquí. Yo sólo quiero cooof volver a Boston.

   El coronel marcó un círculo con lápiz rojo y llamó de un grito a su ayudante. Le entregó el mapa y, con tono autoritario le ordenó, que enviara inmediatamente a Vladimir Korovin a explorar la zona en busca del petroleo. Debía indagar en las granjas, preguntar si sabían del extraño hombre que viajaba con una espada al cinto y otra aún mayor a la espalda, y si era así por dónde había venido.

   - Si lo encuentra, es toda suyo -añadió el viajero, notando que la fiebre y los temblores volvían a hacer presa en él-. Lo cierto es que cof cof no sabría encontrar esa cueva ni aunque mi vida dependiera de ello.
   - Quizás no lo haya notado, señor, pero precisamente depende.

Hemos creado un monstruo (III)

- Por aquí no se va al colegio, papá. <-- A. Lex. Futuro gobernador del planeta. 6 años
- No, es que las clases ya se han acabado. En verano iréis a un casal en otro colegio. Es el mismo al que fuiste el año pasado.  <-- Papi. Futura víctima zombi. 35 años desde que aterrizó
- Ah, vale. Perdona, voy a tener un flashback -se lleva las manos a la cabeza. Silencio. Silencio. Silencio-. Ya me acuerdo. He tenido un flashback del año pasado, pero tú no lo has visto porque estaba en mi cabeza

10 julio 2012

¿El fin de un mito?

Se preguntan desde el Club Inklings, a propósito de las jornadas dedicadas a Doctor Who que han celebrado en Arzúa, si comienza el fin de un mito. ¿Nos está preparando la serie para la muerte definitiva del Doctor?

Una forma de considerar el asunto es pensar que la BBC hará vivir al Doctor tanto como quiera: la Guerra del Tiempo y la desaparición de Gallifrey le da la excusa perfecta para ampliar, reducir o modificar a su antojo la fórmula de la regeneración, como ya bromeó Russell T Davies en The Sarah Jane Adventures en boca del propio Doctor.

Otra posibilidad es que esto no sea así y que la serie (o al menos el Doctor) tenga un final tras su 12º regeneración. Incluso si no es así, vale la pena creerlo: episodios como The Waters of Mars o The Impossible Astronaut cobran mucha más fuerza como historias si partimos de esa premisa.

La cabeza nos dice "no matarán a la gallina de los huevos de oro". Pero no podemos ver una serie como ésta con la cabeza: hay que verla con el corazón. Con ambos ;) Los personajes deben correr peligro, en una trama de aventuras: la regeneración ha de permitir entrar aire nuevo cuando sea necesario, adaptarse a nuevos tiempos, nuevos desafíos, no convertirse en un colchón que amortigüe el impacto emocional. Que el Doctor siga no quiere decir que cada vez que muera no muera nuestro Doctor, al menos para una generación.

27 junio 2012

Sitges 2012: 10+1 seriales de Doctor Who

Leo que en la edición de 2012 del Festival de Cine de Sitges, el canal 3XL se encargará de que Doctor Who (junto a otras series) tenga cierta presencia, y les felicito a ambos por la sinergia.

 El año pasado ya hicimos una lista de aventuras del Doctor que hubieran encajado con el tema de la inteligencia artificial que  marcaba el Festival. Hoy haremos lo propio con la temática que presentará este año Sitges: el Fin. Y en vez de 10, este año son 11 los seriales/capítulos propuestos. Citando a un clásico: el Apocalipsis va a llegar...

1. The Edge of Destruction (1964)

La tercera historia de la serie y una de las poquísimas que transcurre por completo en el interior de la TARDIS. Una narrativa claustrofóbica condensada en dos episodios, que nos habla de la paranoia y de los límites de nuestra sociedad. Salvando las distancias, tiene puntos de contacto con El Ángel Exterminador de Buñuel.

2. The Ark (1966)

Era 1966 y el equipo narrativo de Doctor Who no sólo se animó a explicarnos qué pasaba con la Humanidad después de la destrucción de la Tierra... Incluso nos enseñaron la destrucción de nuestro planeta. Una historia con un ritmo insólito, dividida en dos actos muy diferentes, y que no está exenta de polémica por las referencias racistas que podían conllevar los Monoides...

3. Inferno (1970)

Un clásico bajo todos los puntos de vista. Una realidad alternativa, distópica para más señas. El Doctor sin TARDIS, los buenos son los malos, peligro por todas partes. El mundo al revés... tal vez literalmente.

4. Logopolis (1981)

¿Y si al universo le hubiera llegado su hora ya hace tiempo? ¿Y si una sociedad sabia y generosa hubiera conseguido hacer que el cosmos siguiera adelante, ganándole la partida a la entropía? ¿Y si el Amo trata  inconscientemente de hacerse con ese poder, ajeno a las consecuencias? El adios de Tom Baker, hipnótico desde las intranquilizadoras imágenes del primer capítulo.


5. Terminus (1983)

Terminus es el serial intermedio en lo que hoy se conoce como "trilogía del Guardián Negro", precedido por Mawdryn Undead y culminado en Enlightenment. Tiene lugar en una estación en el centro del universo, un lugar absolutamente desolador, una mezcla entre lazareto y campo de concentración. Su primera parte sea quizás uno de los episodios más oscuros de todo el Doctor Who clásico.


6. The End of the World (2005)

Tras un arranque un tanto decepcionante (sobre todo en lo que atañe a FX), el segundo episodio de la etapa moderna de la serie puso toda la carne en el asador: acción, alienígenas, la destrucción del mundo (otra vez, y no coincidente con la de The Ark). En la palestra la aceptación de la pérdida, el inefable sentido de supervivencia de la especie humana y nuestro pequeño lugar en el cosmos, temas que volverían a tratarse en esa temporada en otra historia muy adecuada también para nuestra selección: Father's Day (2005).

7. Utopia (2007)

Una obra maestra, completada con los dos capítulos siguientes (The Sound of Drums y Last of the Time Lords) con los que forma una trilogía. En el distante futuro, el universo se muere. Se le ha acabado el tiempo. Pero los descendientes de la Humanidad aún albergan la esperanza: hay un lugar, llamado Utopía, en el que se rumorea que pueden salvarse a la destrucción absoluta. Y está en manos de su mejor científico, el Profesor Yana, llegar a alcanzarlo. Tic-tac, tic-tac...

8. The Stolen Earth/Journey's End (2008)

Davros, el creador de los Daleks, regresó con un plan maestro a la serie después de su última aparición en 1989. Y si sus criaturas abogan por el exterminio de otras especies, aquí su padre lanza el órdago definitivo: la destrucción de la mismísima realidad.

9. The End of Time (2009-2010)

Comparado con el de Davros, el plan de Rassilon de adelantar el fin del tiempo al año 2012 podría parecer pecata minuta. Cómbinese con el retorno de Gallifrey y del Amo interpretado por John Simms, el adios del Décimo Doctor, interpretado por David Tennant, y la fantástica imaginería que rodea el doble episodio, y veremos que el equipo liderado por el productor Russell T Davies supo irse por la puerta grande.

10. The Big Bang (2010)

"¿El año pasado acabamos con la amenaza del fin del tiempo? ¡Pues este lo acabaremos con el inicio!". La primera temporada de Steven Moffat al frente del loco de la cabina azul y su equipo tuvo altos y bajos, pero acabó con un episodio doble de quitarse el sombrero: The Pandorica Opens y The Big Bang no sólo ligaban todo el micro-cosmos que se había ido generando durante la temporada, sino que además regeneraba las reglas del viaje en el tiempo, las paradojas y la muerte del Doctor. Mentiroso compulsivo...

11. The Doctor, The Widow and the Wardrobe (2011)

Hay otros mundos más allá de este, y el especial de Navidad de 2011 nos mostraba un planeta al borde de la destrucción irreversible por la extracción masiva de recursos y cómo reaccionaba ante la amenaza.

Bonus tracks: Meglos (1980), Doomsday (2006), Gridlock (2007), Silence in the Library/Forest of the Dead (2008) y los episodios Random Shoes (2006) y End of Days (2007) de Torchwood. El final tiene muchas caras, e incluso puede ser un nuevo principio...

25 junio 2012

Dentro del laberinto

No sé cuál es el Mejor Doctor de la Historia™. No tengo un preferido, no puedo evitar pensar que cada uno de ellos fue el más indicado para su momento histórico, para las aventuras que le tocaron en suerte.

Pero voy a sincerarme con vosotros: sí tengo un episodio favorito. Durante mucho tiempo fue Blink (Parpadeo) (2007), un capítulo poco habitual, con una mínima aparición del Doctor y unos terroríficos enemigos creados por Steven Moffat, los Ángeles Que Lloran. Probablemente no sorprenda a nadie: es una historia apreciada, aplaudida e incluso premiada.

Desde hace varios meses, en mi opinión, hay un nuevo top of the pops, hoy lo emitía Boing: The God Complex (El Complejo de Dios) (2011). Desde el primer momento me pareció la joya de la corona de la temporada 6 de la etapa moderna de la serie, pero a cada visionado descubro un texto, unas interpretaciones y un conjunto absolutamente intachables, incluso teniendo en cuenta la serie clásica con los baremos de su tiempo.

El Complejo de Dios es posiblemente lo más parecido a "Doctor Who by David Lynch" que veremos nunca. La intensidad que maneja, el argumento que despliega (hay un toque de The Mind Robber (1968) -donde salía un minotauro- en esas habitaciones, como lo hay de Los Cazafantasmas y por supuesto del It (Eso) de Stephen King), la profundidad de las ideas que refleja (que me evoca a Kinda (1982) y a The Waters of Mars (Las Aguas de Marte) (2008)), el sentido de pérdida que arrastra (la compañera que no pudo ser, el adios de los Pond, la confianza de Amy) y por supuesto el misterio de la habitación nº 11 (es la "campana del claustro" eso que suena de fondo, la alarma de la TARDIS ante desastres cósmicos inminentes) son elementos todos que, conjugados, dan lugar sin duda a un capítulo redondo, con entidad propia.

Hay remates que lo empujan aún más allá en el camino de la excelencia: la forma en que Rory finaliza el "aprendizaje" que el personaje ha ido realizando, y que lo ha construído desde su aparición en The Eleventh Hour (En el último momento) (2010), la magnífica banda sonora de Murray Gold, que auna el sentimiento de Doomsday (El Fin del Mundo) (2006) y el minimalismo simpático de The Lodger (El Inquilino) (2010); y por supuesto el excelente trabajo de dirección de Nick Hurran, que saca todo el partido al guión de Toby Whithouse (autor también del guión de Greeks Bearing Gifts (Regalo Envenenado) para Torchwood, un episodio que guarda similitudes con éste respecto a lo que nos llena, lo que nos mueve y lo que nos mata). Hurran tuvo a su lado a hasta cinco ayudantes de dirección en esta historia: William Hartley, James DeHaviland, Heddy-Joy Taylor-Welch, Michael Curtis y Janine H. Jones, así como el buen ojo de Joe Russell como operador de cámara, un hombre que acumula a sus espaldas ya más de 20 episodios de la serie.

Se hace difícil encontrar un momento de la historia, una actuación, una combinación de actores (TODOS son protagonistas), una frase o una imagen que no valga la pena. No hay ni un instante desaprovechado, ni una referencia, ni una pista (los cuernos de toro tras el Doctor en su primera aparición del capítulo; el origen Nimoniano del minotauro) que no estén ahí para aumentar el valor del conjunto y no por el lucimiento personal de nadie. Es un capítulo brillante por sí mismo pero que realza el conjunto de la temporada y de la serie en su totalidad.

Alabadlo.

18 junio 2012

"La Bendición" en "Generació Digital"

Muy buenas vibraciones ayer en Catalunya Ràdio, donde nos invitaron para charlar con ellos los compañeros de "Generació Digital". Primero, entrevista al grupo "Fred i Son", y a partir del minuto 20', nosotros. Los 998 monos restantes llenaban el plató número 1, lástima que se comieran la cámara.